El Valle del Zalabí: Alcudia, Exfiliana y Charches.

El municipio del Valle del Zalabí, que está compuesto por los núcleos de población de: Charches (57,9 Km2), Alcudia (36,4 Km2) y Exfiliana (13,9 Km2), que se fusionaron en 1.974 en el actual municipio del Valle del Zalabí, cuya capital administrativa es Alcudia, siendo Charches el único de los tres núcleos de población situado dentro del Parque Natural Sierra de Baza.

Este término municipal ofrece un contraste de climas y paisajes. Así lo demuestra Charches con su gran altitud y clima montañoso. Lo que no cabe dudas es que Valle del Zalabí ofrece varias alternativas, sin olvidar que por su proximidad a la costa Almeriense (aproximadamente 100 kilómetros), al Puerto de La Ragua y a Granada (70 kilómetros), es un lugar idóneo entre playas, estaciones de esquí, y la Alpujarra.

La gastronomía de Valle de Zalabí goza de buena fama por la variedad de platillos que ofrece, lo cual es natural consecuencia de la fusión de tres pueblos muy gastronómicos. Destacan entre sus platos: sopa con papas, sopa de panecillos, fritá de conejo, tarbinas, tallarines, ajillo de conejo, de choto y cerdo, arroz con conejo, pepitoria de pollo, rin ran, olla de los segadores y encebollado. También gozan de muy buena fama los dulces: buñuelos, hojuelas, roscos fritos, borrachillos, flores y manjar blanco. El municipio es uno de los pocos de Granada donde se sigue elaborando pan en horno de leña.

Historia de la Villa de Alcudia de Guadix.

La Historia de la Villa de Alcudia de Guadix se remonta al poblamiento indígena primitivo que se asentaba en el Zalabí, al menos desde la época Argárica, pero sus orígenes más recientes se remontan al siglo VIII, cuando en la vega inmediata se establecieron los Yunds sirios con el califa Walid. Desde el siglo X-XI se estableció una nueva población. Entre los musulmanes era conocida como Alcudia Alhambra (Alcudia la Roja), por el color rojizo de las laderas sobre las que se asentaba.

En 1489 fue conquistada por los Reyes Católicos y pasó a pertenecer a la Corona de Castilla. En el siglo XVI era ya Alcudia una villa notable por su riqueza agrícola y porque todas sus casas tenían agua y extensos bienes comunales. También eran famosos sus baños, en los que se celebraban ceremonias nocturnas, especialmente con ocasión de los matrimonios.

De Alcudia era Hernando el Havaqui, el “Gran alguacil”, que participó en el levantamiento de los moriscos contra Felipe II y fue capitán de la zona de Guadix, Baza y Marquesado del Zenete, durante la sublevación de las Alpujarras.

Historia de Exfiliana.

Exfiliana es la romana Ex-Julia (“fuera de Guadix”), fundada por los primeros cristianos llegados a Acci hacia el año 306 después de Cristo. Cambia su nombre a Tustar o Xustar con la llegada de los musulmanes, y en el siglo XVI fue otra vez Yxfilyana. Tras la rebelión de los moriscos, en 1568, quedó despoblada debido a la expulsión de sus 25 vecinos, repoblándose más tarde con algunos cristianos viejos. Nace en Exfiliana en 1269 el poeta místico Al Xustari y en 1708 el escultor Torcuato Ruiz del Peral.

Yxfilyana, anejo de la parroquia de Zigüení en 1554, fue apeado como lugar el 23 de octubre de 1571, a la expulsión de los moriscos. Sus 25 vecinos, moriscos también, fueron expulsados de Exfiliana, que quedó repoblada por 10 cristianos viejos. El 16 de mayo de 1708 nace en el Barrio Alto de la villa el ilustre escultor barroco Torcuato Ruiz del Peral.

En 1750, en el Catastro de Ensenada, se describe como villa dotada de 80 casas y 5 molinos harineros. Los habitantes del municipio, vivían del cultivo de huertos, viñas, alamedas, servales, morales y otros frutales, castaños y algunos olivos, así como de la producción de seda. En la matrícula catastral de 1842 se le atribuye un censo de 90 vecinos y 408 almas, si bien éstos datos son corregidos por Javier Gallego Roca en su ” morfología urbana del Reino de Granada” página 178, indicando que los vecinos entonces existentes en la Villa eran 132 los vecinos y 429 las almas que en ella moraban. Madoz, en su diccionario (1845 – 1850 ) sitúa la Villa al Sur de Granada, en una llanura a la orilla izquierda del río Guadix, reseñando su clima templado con vientos de Este y oeste. Describe la existencia de 80 casas, incluidas la consistorial y cárcel, escuela de instrucción primaria de niños y niñas, una Iglesia parroquial de la Anunciación servida por un cura y un capellán, y extramuros al este, en el Zalabí, una ermita de Santa María de la Cabeza.